Canción de la semana

Reflexiones de hoy (XI): Entre juicios, abogados y "saraos"

sábado, 16 de julio de 2011

Esta noche voy a tratar de ser respetuoso en las formas, pero contundente en el contenido de mi reflexión. Hacía varios meses que no me paro a pensar en cosas importantes… o a quejarme, no sé muy bien, y lo cierto es que hoy ha llegado la gota que ha colmado el vaso…

¿Alguien puede explicarme para qué sirve todo esto? Algunos os preguntaréis si me he vuelto loco o si me ha dado por dedicarme a la teoría de la Filosofía. Pues bien: ni una cosa ni otra; me explico.

Esta tarde me he encontrado a un conocido quien me contaba que en su vida en Madrid, además de su trabajo por la mañana, tuvo la feliz idea de apuntarse por las tardes a una agencia de las que te envían “de público” a los programas que copan nuestro share o cuota de pantalla en la televisión cada día. Orgulloso (y realmente no es para menos) explicaba que le pagan sobre 45 euros por programa al que asiste; y que incluso ha llegado a aparecer de “figurante” en alguna serie de la misma cadena. “Si voy a dos programas al día” –argumentaba – “son 90 euros los que me saco cada día…”

Sinceramente impresionado. Es cuanto puedo escribir sobre mi estado al escucharlo. La cosa no habría pasado de ahí si no me hubiera dicho que a uno de los programas que asiste está referido a la ley o al Derecho, o qué sé yo… Sí, uno en el que se montan unos cirios impresionantes entre dos “supuestos” contendientes con un problema jurídico “mu gordo” que tienen que solucionar delante de señorías (con todos mis respetos a los únicos profesionales del sarao, puesto que son abogados).

Y yo pensaba… “¿Para qué me han servido 5 años de Licenciatura en Derecho y un Máster y…?”.

Si al público le dan 45 euros por asistir, a las “partes” en el arbitraje, del orden de 300… leches, con 3 programas que fuera al mes, tenía el sueldo asegurado. Y entrecomillo lo de partes porque no sé hasta dónde creerme todo lo que se ve tras nuestros televisores… ¿Son problemas reales de personas verdaderamente afectadas o…?

Eso sin olvidar que todos sabemos de Derecho en estas nuestras Españas. Especialmente, los periodistas. De nuevo, presento mis respetos a aquellos profesionales de la información que tienen la decencia de “informarse” (la redundancia está conscientemente expuesta) antes de hablar de algo que –coincidirán conmigo todos los que hayan estado familiarizados con el Derecho, en cualquiera de sus formas– es un campo profesional verdaderamente difícil.

Estos profesionales del “periodismo judicial”, como algunos los llaman, tienen muy aprendido eso de la presunción de inocencia (hasta que les toca a ellos, evidentemente), pero sin embargo confunden querella con demanda y juez con magistrado. Y yo me pregunto… ¿sabrán si la presunción de inocencia es iuris tantum o iuris et de iure?

Claro: luego nos quejamos de los juicios paralelos (como el desastroso que vivimos en estas nuestras Españas con motivo de los macroprocesos por el 11-M) y dedicamos un programa de 4 horas por la mañana a analizar la declaración de la Campanario en su última visita a dependencias judiciales (no exagero).

Termino como empecé (o casi): ¿Alguien puede explicarme para qué sirve todo esto?

PD: Es mi centésima entrada en el blog, en casi 3 años de vida de la Buhardilla. ¡Gracias a tod@s!

2 susurros:

Sara Martín dijo...

Siento decirlo pero creo que la única respuesta a tu pregunta es "Porque esto es España". Estás la mitad de tu vida estudiando y la otra mitad viendo cómo los que no lo han hecho viven como Dios (y digo bien "como Dios" porque algunos de ellos están en las alturas, como todos esos que hacen la labor de periodistas sin serlo, por ejemplo)y te surge esa duda del "Para qué?". ¿Para qué he estado putead@ estudiado si no me sirve de nada?¿Para qué, si cada vez me lo ponen más complicado? Esta última pregunta tuve la "gran suerte" de poder hacérsela a un eurodiputado que, no sabiendo demasiado bien cómo salir del paso me respondió "Esa no es la cuestión que estamos tratando" y tras un "Siento tener que dejaros pero llego tarde a una reunión" cogió su Ipad e hizo mutis por el foro. ¿Qué estudios tendría ese eurodiputado? A saber...a lo mejor empezó asistiendo como público a programas de televisión...
En fin, siendo un poco "europea" solo se me ocurre terminar con un "This is Spain", "C'est l'Espagne" o, qué narices, "¡ESTO SOLO PASA EN ESPAÑA!"

Tristán dijo...

Sí, definitivamente no es algo que sólo ocurra con los juristas... Efectivamente, recuerdo la respuesta de aquel famoso Eurodiputado y de su IPad...

Ojo, que no se critica a aquellos que no poseen estudios superiores. Evidentemente, no todos tienen la misma suerte de poder estudiar y es perfectamente lícito e, incluso, encomiable que cada cual se busque la vida; especialmente si no lo ha tenido fácil y no disfrutó de posibilidades.

La crítica se centra en el "sabelotodismo" que poseemos en este país y en la desvergonzada burla que hacemos de profesiones y profesionales, esencialmente en (algunos) medios de comunicación.

La pregunta es, ¿hasta cuándo se va a infravalorar (sí, sí, estadísticamente hablando) a quienes tienen una formación de nivel?