Canción de la semana

Soledades Diez: Once upon a time...

martes, 30 de marzo de 2010


Querida Isolda:

Siento haber tardado tanto en escribirte. Han pasado tantos días... en realidad llevo delante de este folio todo este tiempo. Quisiera decirte cuánto te echo de menos, cuánto anhelo el día en que llegues a mi lado...
No conozco todavía tu rostro, pero en mis más profundos sueños imagino esa luz que irradian tus ojos. No he cogido aún tus manos, pero mi piel se estremece al contacto de tus dedos. Espero con impaciencia el día en que el tiempo se pare a nuestro alrededor, permitiendo que en nuestro mundo, cada segundo se convierta en una historia grabada en oro en nuestros corazones. Y entonces el gris se tornará en color. Y un destello iluminará nuestras vidas; como una estrella fugaz que aparece para cambiar nuestros destinos. Y sé que eres tú.

Allá donde ahora estés, quiero que sepas que no descansaré hasta encontrarte; porque mi vida sólo tiene sentido si te encuentras junto a mí. Cruzaré ríos, atravesaré montañas, sufriré frío o calor hasta llegar a ti. Un día llegaré, no importa la distancia que nos separe. Porque nuestro lazo es más fuerte que todas las adversidades que existan en el camino.

Por eso te suplico que me esperes. Que no desfallezcas en el infierno de la incertidumbre. Sé que pronto hallaré el regalo más grade que me han hecho jamás.

Esto no es una carta de amor, es una promesa que pronto haré realidad.

Eternamente tuyo,

Tristán