Canción de la semana

Soledades Diecinueve: Frail

viernes, 17 de diciembre de 2010


El camino es duro, y de nuevo me siento desfallecer. Hoy me he dado cuenta de que soy frágil, que no soy capaz de soportar todo lo que se cierne sobre mis espaldas. En los últimos días he tenido que ayudar a otras a llevar su cruz, pero ni siquiera tengo fuerzas para aguantar la mía. Trato de convencerlas de algo que ni tan sólo yo me creo.

Y no lo entiendo… ¿Por qué todo el mundo lo hace tan fácil? ¿Es que tras sentirse abandonada sólo necesitas dos días para encontrar un recambio?

Busco la explicación a un sinsentido. ¡Isolda! ¿Dónde estás? Despiértame de una vez de esta pesadilla… Y me veo, riendo sarcástico, tratando de esconder un llanto desconsolado. Haciéndome trocitos de cristal. Con un nudo en la boca y una angustia en el corazón.

Mendigando por un cariño que jamás llegará, mientras otras olvidan a fuerza de “limoncello”. ¡Qué injusta es la vida, Isolda! Mientras tú llegas, estoy frente al más agudo de los puñales.

No me dejes solo; no me abandones…

Tristán

El regalo más grande

lunes, 13 de diciembre de 2010


Tus verdes ojos son esperanza,

Una luz que brilla en mi oscuridad.


En tus manos encontré esperanza,

Respeto, cariño y comprensión;

Es como si mi vida cobrara sentido

Si tú te quedas aquí, junto a mí…


Muchas veces me he sentido tan solo

Ignorando el tesoro de tu voz…


Esperaba que ocurriera algo grande

Sintiendo cada día lo peor;

Tiritando de frío y de soledad,

Rindiéndome a la amargura de un adiós.

En cambio, un día comprendí

La auténtica razón de mi existencia;

Lo que realmente yo siento

Ahora estoy seguro que lo sé:


“en mi vida, el milagro eres TÚ”

Si yo fuera...

jueves, 2 de diciembre de 2010

Si yo fuera el silencio,

rondaría con dulzura tus desvelos

procurando, a cada instante,

convertir cada infierno en sueños.


Si yo fuera la brisa,

mecería, delicados, esos ojos

mar de turquesas verdes;

rubíes de inciensos rojos.


Si yo fuera el tiempo,

detendría mis rabiosos movimientos

para así contemplarte

y hacerte diosa de los cielos.


Si yo fuera el espacio,

guardaría bajo llave aquellos labios

perfume de los ángeles;

de todos los placeres, el delirio.


Pero sólo soy un muerto

que respira sangre y solloza estiércol

mientras ve cómo tus pasos

se ofuscan, tristes, en el recuerdo.


Y siento angustia, pena y miedo

descarada desvergüenza de mi esmero;

pues asisto, impasible, a tu partida

mientras aguardo, ingenuamente, tu regreso.

Resultado: Acerca de los sueldos de los altos directivos de las grandes empresas, políticos y funcionarios...

lunes, 29 de noviembre de 2010

Soledades Dieciocho: Parecía un oasis...

domingo, 28 de noviembre de 2010

Fuente de fotografía: http://espanol.istockphoto.com

¿Tú, de nuevo? Oye… siento mucho lo del otro día. Quizá no debí mostrarte el oasis que custodio. Pero, ¿por qué lo sientes? Pasó y ya está… yo me sentí muy bien por poder descansar un poco mis pies…

Ya, pero yo lo siento de veras… es mejor que nunca hubieras entrado ahí.

Sigo sin comprender, querida Isolda, por qué ese ente etéreo que me había dado esa paz momentánea ahora aparece demacrado, meditabundo y sombrío. Realmente parece arrepentida.

Tú no eres digno de mis aguas –parecían decir sus ojos. Lo que días atrás había sido descanso ahora era una carga que mis hombros parecían no poder soportar.

Y se alejó serena, con prisa. Como si quisiera cerrar rápidamente la puerta a aquel intruso que jamás debió colarse en ella.

…pero era, en realidad, un espejismo.

Tristán

Soledades Diecisiete: Oasis

viernes, 26 de noviembre de 2010

Fuente de fotografía: http://espanol.istockphoto.com


Tanto tiempo vagando en el desierto… Tanto tiempo buscándote, amada Isolda, he escalado montañas, he atravesado valles y bosques, he palpado el frío de la soledad… y todo en busca de unos ojos, de unos labios, de unas manos que supieran comprenderme.

Durante tantos pasos, mis sandalias acabaron roídas por el desgaste del olvido, y mis vestidos rasgados, por la crudeza de la indiferencia… amada mía, he estado a punto de desfallecer y cejar en mi empeño de encontrarte. Esto era demasiado para mí. Sentía que me flaqueaban las fuerzas…

Pero cuando todo parecía perdido, la vida me tendió la mano y me ofreció una tregua. En medio de aquellas dunas, de aquella arena áspera e inerte, se abrió ante mis ojos un lugar maravilloso: repleto de árboles verdes, con unos frutos dulces y jugosos; al fondo, una inmensa cascada de agua cristalina que parecía nacer y perderse en ningún lugar, y una suave brisa que mecía mis ropajes al son de unos movimientos mágicos. El agobiante sofoco de antaño se había convertido en un cálido frescor, como de unas manos que me abrazaban y me invitaban a probar de todo cuanto el lugar guardaba en su seno.

A lo lejos, una sombra me animaba a seguir mi camino:

- No es bueno abusar de lo que no nos sobra –me dijo. – Quizás puedas volver a refrescarte a lo largo de tu camino. Ahora, vete.

Y aquí sigo, caminando y luchando por sobrevivir; por encontrarte. Reanimado por la breve paz de aquel paraíso y confuso, por las palabras de aquel ente etéreo.


Tristán

Te recomiendo leer... (6)

viernes, 12 de noviembre de 2010


"El manuscrito de piedra"

Luis García Jambrina (2008)

Interesantísima novela que mezcla el género histórico, con el policíaco-detectivesco y las historias de campus. Ambientada en la Salamanca del siglo XV, narra las pesquisas de un joven estudiante de Leyes, Fernando de Rojas, que se ve envuelto en una trama de misterio y alegorías, al tener que resolver el enigmático asesinato de un fraile dominico, dado un compromiso que contrae con la Inquisición del Santo Oficio.

El autor realiza un magistral recorrido por las calles salmantinas en la época entrelazando una trama que contiene intriga, misterio, amistad, amor y lealtad.
Combina muy acertadamente aspectos estrictamente históricos con un universo que gira en torno al autor manchego y su personaje principal; la Celestina.

Un relato ameno, ligero; muy aconsejable para aquellos ratos en que la mente necesita viajar a un lugar lejano.

Valoración: Muy Recomendable.

El último cartucho

martes, 2 de noviembre de 2010

(Continuación de "Habeas corpus")


El inspector García mira a aquel muchacho que acaba de llegar, tratando de encontrar la verdad de todo aquel escabroso caso.

- Veamos, señor De Celis…

- Llámeme Lorenzo –dijo el otro.

- Bien, veamos, Lorenzo. Hace unos días recibimos una llamada de uno de nuestros hombres infiltrados. Había sido designado el intermediario entre Al Mansr y los presuntos autores del accidente de la señorita Márquez y tenía como cometido entregar a éste la cartera de la fiscal, que contenía información de suma importancia –empezó a decir el comisario. – Esta persona tuvo tiempo suficiente para revisar por encima alguno de los documentos y nos ha informado de que el nombre de su padre aparece en repetidas ocasiones. No hemos podido determinar nada aún, pero estamos planteándonos detenerlo.

- Pero… mi padre es un hombre de mucho poder. No conseguiremos nada… -dijo Lorenzo, angustiado.

- Debemos ahora actuar con cautela. Su padre no debe saber en ningún momento que usted ha ido más allá –decretó el señor García.

En los minutos que siguieron a aquello, Lorenzo relató al inspector García todo lo que sabía, incluida la llamada desde el móvil de Lucía que había recibido y se marchó a su casa, meditabundo.

& & &

El inspector García solicitó al hijo del juez su teléfono móvil, para tratar de rellamar al teléfono de la fiscal y realizar un barrido que les permitiera conocer el lugar donde se encontraban secuestrados Lucía y Darío.

Seguidamente, se puso en contacto con el fiscal que llevaba el caso de prostitución y le sugirió que recusara al señor De Celis por su presunta vinculación con el supuesto enjuiciado.

El fiscal convino que era mejor que Mariano continuara conociendo, por el bien de la actual investigación y no se levantaran sospechas.

Tras unas horas en el laboratorio informático, consiguió rastrearse la llamada y acotar un espacio de unos dos kilómetros cuadrados donde presumiblemente se estaría perpetrando el secuestro. El comisario movilizó a todas sus unidades disponibles, así como a efectivos de la Policía local, Bomberos y Guardia Civil y se dispuso a rescatar a la pareja.

Pero, por desgracia, no todo iba a salir como García había planeado…

Continuará

Fuente de fotografía: http://espanol.istockphoto.com

La princesa codiciosa

domingo, 17 de octubre de 2010

Érase una vez una princesa muy muy rica. Vivía continuamente mimada por su padre, el rey más poderoso de aquellas tierras; se pasaba el día mirándose en el espejo, cuidando su piel, perfumándose y vistiendo ropas caras. Tenía a su servicio a los mejores sastres del reino, así como a los mejores médicos de palacio. Se veía joven y distinguida y su mayor ilusión en la vida era encontrar un apuesto joven con quien desposarse.

En palacio vivía también un joven guerrero, no muy diestro con la espada y para nada bello, quien estaba secretamente enamorado de la princesa, pero era consciente de que su amor era imposible.

Cada noche, a hurtadillas, la miraba por la ventana y contemplaba sus hermosos ojos azules.

La princesa era muy caprichosa y siempre tenía un deseo que pedirle a su honrado padre y, cada noche, el regalo que pedía aparecía en la puerta de sus aposentos.

Lo que la muchacha no sabía es que su padre encomendaba a aquel joven la tarea de encontrar esos presentes, pues él tenía mucho trabajo gobernando aquellas tierras.

Aquel guerrero trabajaba muy duro cada día para pagar a los habitantes del pueblo que le proporcionaban los regalos para la hija del rey, lo que le hizo ganar el respeto y la simpatía de todos los pueblos.

Mientras tanto, la princesa era cada día más arrogante y llegaba a perderle el respeto a su propio padre, incluso atreviéndose a planear una estrategia para arrebatarle el trono.

Una noche, cuando todo estuvo listo, la princesa puso en marcha su plan y consiguió matar a su padre, haciendo que todo pareciera un terrible accidente.

A la mañana siguiente, el notario real se dispuso a leer el testamento y la princesa se regocijaba para sí, preparándose para ser la nueva reina.

Cuando el testamento estuvo abierto, sólo pudo leerse: "Sé que mi hija planea matarme. Es probable que no me queden muchos días. Como legado le dejo todo mi amor; espero que la vida le muestre siempre el correcto camino. Hija, quiero que sepas que no te guardo ningún rencor.

Al valiente joven Manfredd, le dono todo mi reino y le convierto en el nuevo señor de todas mis tierras. Sé que con el respeto y la admiración de todas las gentes, serás un gobernante magnánimo y justo".

Soledades Dieciséis: Lost

jueves, 14 de octubre de 2010


De nuevo paseo por estas calles. Cada rincón, cada color, cada segundo me recuerda a ti. Sigues lejos, quizás lo bastante para que ni siquiera llegues a escuchar estas palabras, para que ni siquiera puedas llegar a comprender cuánto te necesito.

Hace tiempo que he dejado de respirar. Mi corazón ya no crepita al recordar tu sonrisa, tus manos y tu deliciosa mirada. Ha muerto la esperanza de volver a encontrarme contigo.

Juré que valía la pena esperar, esperarte. Deseé con todas mis fuerzas que volvieras, que no te hubieras marchado jamás. Pero el destino me había enseñado aquello que antes no había aprendido de la vida. Mi tiempo no vale nada si tú no estás aquí para vivirlo a mi lado… ¿qué es lo que puedo decirte? ¿hay palabra alguna que pueda llevarme de nuevo al cielo de tu abrazo? Parece que sigo pagando una cuenta que yo no había pedido… Lost.

Isolda, Isolda…

Tristán

Resultado: para sostener el sistema público de pensiones, la mejor solución es...

martes, 5 de octubre de 2010

La duendecilla sin suerte

sábado, 2 de octubre de 2010


Imagen obtenida de: http://recursostic.educacion.es/bancoimagenes/web/

Érase una vez que se era, una pequeña duendecilla que vivía en lo más profundo de una montaña. Cada día caminaba más de 10 kilómetros para ayudar a una viejecita q vivía al otro lado del bosque.

La anciana era ciega y no era bien vista por los demás habitantes del bosque, pues tenía fama de huraña y malvada.

Sin embargo, en realidad, la duendecilla pensaba que nadie se había dignado en conocerla realmente y no dudaba en pasear con ella por los parajes cada tarde: le ayudaba a hacer la colada, su comida y el resto de tareas de la casa.

A cada paso, los animales miraban a la duendecilla con una mezcla de admiración y desprecio por juntarse con aquel ser al q todos tachaban de bruja y le hacían la vida muy difícil.

Un año cualquiera, cuyo invierno fue largo y crudo, una grave epidemia asolo el bosque haciendo que todos sus habitantes enfermaran.

La viejecita acogió en su casa a la duendecilla, porque ella no podía regresar a su cabaña

Estuvieron semanas sin poder salir y los animales empezaron a morir.

Todos envidiaban a aquella viejecita y la duendecilla que no habían enfermado y las maldecían por no ser solidarias con los otros. Una mañana, cuando la situación se volvió especialmente grave, la viejecita salió de su casa con un ungüento que fue aplicando en la piel de todos los animales vivos que quedaban, los cuales fueron sanando al instante. Cuando todo el bosque se hubo restablecido, el búho mayor, jefe de la comunidad, pregunto a la viejecita cómo había conseguido aquel remedio; a lo que la mujer respondió: "su ingrediente principal es esencia vital de duendecilla". Nunca más se vio a ninguna de las dos. Se cree que la duendecilla dio su vida por el bosque y la viejecita murió abrazada a su gran y fiel amiga.

FIN

Y tiene que ser...

sábado, 10 de julio de 2010

Y tiene que ser un Mundial. Una temporada llevo sin prodigarme por estos mundos; quizás por cansancio, quizás por falta de esa chispa que hacía alumbrar recuerdos e historias que verter en esta Buhardilla.

El texto de hoy no es un gran prodigio: es más bien un pensamiento en voz alta. Echando un vistazo al perfil de una amiga en una red social, he encontrado algo que me ha hecho pensar. Bejarana ella, como yo, pero viviendo en el extranjero. Se pregunta si tiene que ser el fútbol el que una a todos los ínclitos españoles, tan divididos en el día a día por cuestiones políticas o ideológicas -dicen algunos- o, según creo yo, empeñados siempre en exagerar las diferencias en vez de respetar aquello que nos une.
Y fíjense, llega La Roja y hace que gente de izquierdas o de derechas, de Madrid o de Barcelona, de Valladolid o San Sebastián, luzcan orgullosos unos colores y canten por la calle eso de ¡YO SOY ESPAÑOL, ESPAÑOL, ESPAÑOOL....!

Por mi parte, siempre pensé que ser de este país -Estado, Nación, Nación de Nacionalidades, que nadie se me enoje- era todo un sufrimiento. Algo así como ser del Atleti, pero sin recompensas.
Y sin embargo, 23 jóvenes en busca de una ilusión hacen que se vean banderas por doquier.
No sé cuánto durará esto, pero es admirable ver llevar el rojo y el gualdo sin que a uno le miren como a un piojo verde, o sentirse orgulloso de algo sin que le tilden de tal o de cual.

Ojalá esto sea -y parafraseo el acertado comentario de mi amiga- "¡el principio de un cambio, y que consigamos trabajar todos juntos, respetando la diversidad que tiene nuestro país y que nos enriquece, para un futuro mejor!

P.D.: Y el domingo... ¡¡CAMPEONES DEL MUNDO!!

Soledades Quince: Offline...

domingo, 2 de mayo de 2010


Hipocresía...


bip, bip, bip.

Soledades Catorce: Locura

miércoles, 28 de abril de 2010

"Ahora que no estás... no pueden escaparse contigo a esos lugares donde sueñan... pero al llegar la noche, todo cambia... ahora que no estás... que no te puedo ver..."

Mi alma está rota. Ya no puedo ver mi imagen desfigurada en aquel reflejo de lágrimas amargas. El desierto de la soledad se cierne sobre el horizonte, hasta donde alcanza la vista. Sigo caminando, solo, cabizbajo, sombrío, lúgubre... y una voz queda pregunta: "¿Sigo aquí?" El rumor del viento se aleja, como tu perfume. A veces, el único sentido de las cosas es aquél que imprimimos con nuestros sentimientos. "Pero estoy vacío, nada tengo que darte". Al menos, no permitas que la sombra de la incertidumbre te alcance. No te dejará respirar. "¡Véndame los ojos, cordura! No quiero seguir sufriendo esto..."

Viajo sin billete de vuelta... quizás sea mejor así. La noche me arrulla mientras suena una nana de fondo...

"Ahora que no estás... no pueden escaparse contigo a esos lugares donde sueñan... pero al llegar la noche, todo cambia... ahora que no estás... que no te puedo ver..."

Esta cama está tan fría sin ti... Isolda...

Tristán

Soledades Trece: Dark

jueves, 22 de abril de 2010

Soportando la oscuridad, por repudiar la luz... ¿Por qué sigues atormentándome aun cuando yo pedí cuartel?

Trece... número oscuro. Ya me he rendido, haz de mí lo que te plazca. No tengo ni ganas ni fuerzas para escribir más. OSCURO.

Tristán

Soledades Doce: Buscándote

domingo, 18 de abril de 2010

Me he perdido. No sé por dónde te has marchado... sólo te vi correr sin una dirección concreta, buscando las huellas de unos pasos que se borraron con el tiempo. ¿Dónde estás, mi amor? ¿Por qué te has ido?

¿Es que acaso no te importa lo que siento? ¿No merezco una oportunidad? Ahora lo único que veo es tu sombra transparente que se refleja en mis ojos cargados de amargura. Yo pensé que me querías... Una carta de amor, un poema soñado despierto... todo fue por ti. Deseé con todas mis fuerzas que se abrieran tus ojos. Hice lo imposible por hacerte feliz... y, mientras tanto, has salido corriendo.

Me agota seguir buscándote, entre las sombras, bajo las nubes, cruzando interminables calles que me llevan al vacío... ¿Alguna vez estuviste ahí? O fue todo un producto de mi imaginación, que se empeña en hacerme sufrir....

Te grito, Isolda, me ahogo por decirte lo que siento. Si aún estás ahí, déjame encontrarte.

Te quiere,

Tristán

Reflexiones de hoy (IX): la Democracia en tela de juicio

viernes, 9 de abril de 2010

No destaco en absoluto por ser un firme defensor del Magistrado-juez Baltasar Garzón. Creo que, más allá de sus innegables éxitos en materia antiterrorista y en la persecución de la delincuencia más grave en nuestro país y fuera de él, a lo largo de su carrera no han sido escasas las ocasiones en las que se ha salido de su rol como titular de la potestad jurisdiccional, que no es otra que la de juzgar y hacer ejecutar lo juzgado (artículo 117 de la Constitución Española de 1978) para inmiscuirse en ámbitos que debieron quedar fuera de su ego personal. Y sí: me estoy refiriendo a sus incursiones en la política. Es mas, considero que una labor más callada, ateniéndose al quehacer diario en su labor, habría dado más valor y credibilidad a su incansable lucha contra los males que aquejan a nuestra sociedad desde que, con la DEMOCRACIA, tenemos el privilegio de hacer esto.

Efectivamente, esto es así. Pero no es menos cierto que, en los últimos tiempos, esto se parece mucho a una caza de brujas que ni el más brillante de los Inquisidores pudo idear.
No vería con malos ojos que se investigara al Juez de la Audiencia Nacional por los asuntos del Banco Santander (y la Beca de estudios en Estados Unidos) o, incluso, por las escuchas del caso Gürtel (ojo, que con esto sólo estoy defendiendo que no siempre la búsqueda de la verdad material puede justificar un absoluto quebranto de las reglas procesales que a todos nos atañen; por otro lado, me parece fabuloso que se desenmarañe la podrida trama de corrupción que está generada en ese supuesto y que aquí no valoraré); pero llevarle "al banquillo de los acusados" por intentar reparar el daño causado a los descendientes de más de 100.000 personas desaparecidas forzosamente entre 1936 y 1975, me parece todo un despropósito.

No voy a entrar a valorar si la persecución a Garzón por un supuesto delito de prevaricación es, en realidad, un pretexto para su eliminación de la vida judicial que en realidad está motivada en ideologías políticas. Probablemente así sea dado el gran número de enemigos que se ha granjeado a lo largo de su vida profesional (tanto de un lado como de otro). Tampoco voy a comentar lo que algunos insinúan acerca de si "está prevaricando más el juzgador que el juzgado", refiriéndose a la labor del Magistrado del Supremo, Luciano Varela. Probablemente algo de certidumbre lleve la afirmación.

Me ha parecido muy interesante un artículo publicado en elpais.com por un abogado y que he leído hace un rato (primero de los links que acompañaré a la entrada).
Como se puede adivinar, para que se cometa un delito de prevaricación (que explico, se trata de dictar una resolución -en este caso una sentencia- injusta a sabiendas de que lo es) se necesita lo que el latinajo llama animus prevaricandi, osea, la intención por parte de Garzón de hacer las cosas mal sabiendo que lo hacía mal. Me cuesta creer que la voluntad de Garzón fuera ésa, cuando su criterio coincide con el de más de 40 de los más prestigiosos juristas de todo el mundo...

Como se ha repetido hasta la saciedad estos días, los delitos contra la Humanidad son imprescriptibles (osea, que se pueden juzgar siempre) e inamnistiables. En el caso español, existe una Ley de Amnistía de 1977.
Dice la RAE (buscon.rae.es. Consulta: 9 de abril de 2010 a las 00:50 horas) que AMNISTÍA es el "olvido legal de delitos, que extingue la responsabilidad de sus autores". A todas luces, el Derecho Penal Internacional nos recuerda que estos delitos no pueden ser olvidados. Y no es un juego de palabras. Algunos dicen que cómo Garzón va a juzgar a personas que ya están muertas. Si puedo dar mi modesta opinión, no se trata de juzgar a muertos, sino de buscar la verdad y de reparar en lo posible los daños causados.

Si Democracia es aquél sistema en el que el pueblo interviene en el gobierno, donde cualquiera puede proclamar y luchar por sus ideas, siempre que respete las reglas democráticas del juego, díganme si lo de Garzón (y repito en el caso concreto de los crímenes del Franquismo) no es poner en tela de juicio el sistema que hemos elegido para que regule nuestra convivencia.


(Sólo enlazo artículos de Organizaciones Internacionales defensoras de los Derechos Humanos, además del citado en mi entrada)

Soledades Once: Soñé que soñaba...

miércoles, 7 de abril de 2010

Hoy soñé que soñaba... Mis ojos recorrían despacio aquel inmenso cielo inundado de luz. El sol reinaba en el horizonte ofreciéndome calor y cobijo. La sombra de un vetusto roble arropaba mis sentidos en un placentero letargo del que nunca hubiese querido despertar. A lo lejos, el dulce sonido del vapor me mecía en mis pensamientos, mientras trazaba dibujos con mis dedos sobre las nubes.

Hoy soñé que soñaba... Y tras pestañear, me vi sentado en aquel sofá, con tu cabeza sobre mi pecho, recostada, sonriéndome mientras mi piel acariciaba tu delicada piel y me ofrecías una galleta que me supo a felicidad. De fondo, una bombilla naranja tenue envolvía aquel instante mágico en un paño de oro y deseo.

Hoy soñé que soñaba.... En ese momento, me encontré rodeado de mucha gente. De todas aquellas personas que alguna vez pasaron por mi lado. Personas buenas y malas, queridas y odiadas, amadas y olvidadas. Todas quienes, en algún momento, con sus aciertos y sus fallos, habían cambiado un segundo de mi historia. Cada una mostraba en su mirada un resumen de su paso por mi vida. Pero todas ellas tenían algo en común: estaban colocadas formando un largo pasillo. Lo recorrí ansioso, veloz; cual si anhelara un presente prometido desde hacía mucho tiempo. Y al final estabas Tú...

Hoy soñé que soñaba... Pero entonces desperté y aprendí una valiosa lección:

¿Qué es la vida? Un frenesí.
¿Qué es la vida? Una ilusión,
una sombra, una ficción,
y el mayor bien es pequeño;
que toda la vida es sueño,
y los sueños, sueños son.

Soledades Diez: Once upon a time...

martes, 30 de marzo de 2010


Querida Isolda:

Siento haber tardado tanto en escribirte. Han pasado tantos días... en realidad llevo delante de este folio todo este tiempo. Quisiera decirte cuánto te echo de menos, cuánto anhelo el día en que llegues a mi lado...
No conozco todavía tu rostro, pero en mis más profundos sueños imagino esa luz que irradian tus ojos. No he cogido aún tus manos, pero mi piel se estremece al contacto de tus dedos. Espero con impaciencia el día en que el tiempo se pare a nuestro alrededor, permitiendo que en nuestro mundo, cada segundo se convierta en una historia grabada en oro en nuestros corazones. Y entonces el gris se tornará en color. Y un destello iluminará nuestras vidas; como una estrella fugaz que aparece para cambiar nuestros destinos. Y sé que eres tú.

Allá donde ahora estés, quiero que sepas que no descansaré hasta encontrarte; porque mi vida sólo tiene sentido si te encuentras junto a mí. Cruzaré ríos, atravesaré montañas, sufriré frío o calor hasta llegar a ti. Un día llegaré, no importa la distancia que nos separe. Porque nuestro lazo es más fuerte que todas las adversidades que existan en el camino.

Por eso te suplico que me esperes. Que no desfallezcas en el infierno de la incertidumbre. Sé que pronto hallaré el regalo más grade que me han hecho jamás.

Esto no es una carta de amor, es una promesa que pronto haré realidad.

Eternamente tuyo,

Tristán

Lejano

jueves, 11 de febrero de 2010

Escucho, tanteando, mis latidos,
percibo frágil tu fragancia de miel
mas sólo soy un peregrino perdido…

El tiempo ahora corre demasiado.
Me ha dejado desnudo y temblando
porque el recuerdo de ti y tus besos
en mi propia muerte se ha ahogado.

¿Qué será de tu llamada?
Sólo el eco de las hojas lo sabrá.
¿Qué será de aquellos sueños?
Un fulgor disfrazando la verdad.

He peregrinado desde lejos
cruzando bosques, surcando mares
buscando de tu aura el reflejo.

Marchitas las fuerzas
caducada la esperanza
desfasada la razón,
mientras vivo la eterna espera…

Ojalá nunca rezumes tanto odio
como éste que yo me tengo;
por haberte deseado tanto,
por haberte defendido tanto,
por haberte extrañado tanto,
por haberte amado tanto…

Soledades Nueve: Apenas sin sentido...

miércoles, 10 de febrero de 2010

Parece ayer, pero... casi 11 meses sin abrir esta caja fuerte. Y lo cierto es que hoy vuelvo a abrirla casi forzado. En todo este tiempo han sucedido muchas cosas. Buenas y no tan buenas. Si volviese a abrir mi álbum de fotos, encontraría algunas muy nítidas y otras quizás no pudieran verse... Ya no hay gritos ahogados, ya no hay lamentos sordos tras las esquinas. Ahora sólo hay...indiferencia. Asisto impávido a éxitos y fracasos.

Ahora la roca ya no palpita. Ahora el dique está seco. Simplemente, seco. No hay consuelo ni desazón. Tampoco alegría ni rencor. Y sólo una melodía, sacada casi de la nada, parece que reaviva algo de lo creo que hubo tiempo atrás. "Tan sólo he venido a estar contigo, a ser tu amigo..."

Mientras estoy aquí, sentado frente a mi vela, la ventana de la Buhardilla cruje resentida por el frío y la lluvia. ¿De veras estoy vacío? El reloj ya no me enamora con su tic-tac. Pedía no sufrir, pero no pretendía languidecer... Sólo quería ver...
Ni mejor, ni peor; sólo diferente. Es bueno que no duela, pero no quisiera que petrificara. Quiero volver a sentir...

Y solo, y frío, y perdido, y sombrío y... sin sentido.

Reflexiones de hoy (VIII): pobreza y corrupción

miércoles, 20 de enero de 2010


Nadie debería ser ajeno a lo que está pasando. De nuevo hoy, todos los medios de comunicación abren con la noticia de que Haití, y más concretamente Puerto Príncipe, ha sufrido una nueva réplica de 6,1 en la escala de Richter. Un país destrozado, sumido en una nube de polvo que se lleva todo cuanto existía; edificios, personas, mobiliario urbano... nada ni nadie ha escapado al dantesco desastre que se vive en el país centroamericano.

Todo comenzó el 12 de enero con un seísmo de 7,3 en la escala Richter y, desde entonces, el país se ha convertido en un Estado del caos, donde los saqueos han proliferado hasta que ha podido comenzarse a canalizar la ayuda internacional. Esto sin contar el absoluto desorden civil y político que se vive en el país caribeño. La comunidad internacional ya se plantea posibilidades, como la de que Haití pase a ser protectorado estadounidense.

No es mi objetivo realizar un análisis del terremoto, pues las noticias y las imágenes hablan por sí mismas. Más bien, sin embargo, voy a escribir unas líneas acerca de un binomio que tiene mucho que ver en que las consecuencias de lo sucedido sean tan terribles. Se trata de ver la relación entre pobreza y corrupción.

Según el FMI, y a datos de 2008, Haití tiene un PIB per capita al año unos 1.316,035 $. España, está en unos 30.620,969 $, en PIB per capita al año y EE.UU. en unos 46.859,058$.
Esto sitúa este país como el más pobre de todo el continente americano.

Con respecto a la corrupción, según la ONG Transparency International (www.transparency.org), Haití es uno de los países donde se percibe un mayor nivel de corrupción del sector público. En concreto, de 180 países que conforman el informe sobre el Índice de Percepción de la Corrupción 2009, Haití es el décimo país donde se percibe un mayor nivel, con un coeficiente de 1,8 (siendo 1 corrupción institucionalizada y 10 ausencia de corrupción).

Ante estos datos que expongo, me surgen una serie de interrogantes: ¿la pobreza genera corrupción?, ¿es la corrupción la que genera y agrava una situación de pobreza extrema?
Me inclino a pensar más en el sentido de la primera pregunta: sin duda, se ha comprobado empíricamente que los países más pobres experimentan un alto nivel de corrupción.

Otro punto de debate que podemos tratar es el que constituye la cuestión de la ayuda humanitaria. Es evidente que es absolutamente necesario que la comunidad internacional se movilice rápida y eficazmente para hacer llegar los recursos sanitarios y alimentarios cuanto antes al lugar en un desastre de estas magnitudes. La UE ha destinado según las cifras que se barajan actualmente cerca de 230 millones de euros en ayuda humanitaria y de rehabilitación del país.
Esto es muy admirable, pero ahí va la pregunta que yo me hago: ¿no sería mejor que ese dinero se hubiera destinado antes a mejorar las infraestructuras y la calidad de vida del país? No quisiera entrar en polémica, pero sí lanzar la siguiente reflexión: quizás las grandes potencias económicas de este siglo XXI deberían apostar por trabajar efectivamente juntas en la erradicación de la pobreza y en el mejor reparto distributivo de los recursos; centrarse en actuar ex ante y no esperar siempre a que ocurra una desgracia de tales características para tener que reparar después.

Soy consciente de que no es una tarea sencilla y que no está exenta de problemas e intereses cruzados. Pero quizás los ciudadanos, los que con nuestros votos elegimos a nuestros representantes, deberíamos demandarles una visión global del mundo porque, a fin de cuentas, el bien de todos repercute en el propio bienestar individual.

Todas vuestras opiniones serán bien recibidas. Os dejo las fuentes de que me he servido para elaborar la entrada:

Datos del FMI. Web del fondo monetario internacional (en inglés): http://www.imf.org/external/pubs/ft/weo/2009/01/weodata/weorept.aspx?sy=2008&ey=2008&ssd=1&sort=country&ds=,&br=1&c=512,941,914,446,612,666,614,668,311,672,213,946,911,137,193,962,122,674,912,676,313,548,419,556,513,678,316,181,913,682,124,684,339,273,638,921,514,948,218,943,963,686,616,688,223,518,516,728,918,558,748,138,618,196,522,278,622,692,156,694,624,142,626,449,628,564,228,283,924,853,233,288,632,293,636,566,634,964,238,182,662,453,960,968,423,922,935,714,128,862,611,716,321,456,243,722,248,942,469,718,253,724,642,576,643,936,939,961,644,813,819,199,172,184,132,524,646,361,648,362,915,364,134,732,652,366,174,734,328,144,258,146,656,463,654,528,336,923,263,738,268,578,532,537,944,742,176,866,534,369,536,744,429,186,433,925,178,746,436,926,136,466,343,112,158,111,439,298,916,927,664,846,826,299,542,582,443,474,917,754,544,698&s=PPPPC&grp=0&a=&pr1.x=62&pr1.y=14

Índice de Percepción de la Corrupción 2009. Transparencia Internacional (en español): http://www.transparencia.org.es/INDICE%20DE%20PERCEPCIÓN%202009/Tabla%20sintética.CPI_2009_table_spanish.pdf