Canción de la semana

Soledades Ocho: Sin luces, desandando caminos

domingo, 22 de marzo de 2009

Oscurece... la luz azulada de la mañana se tiñe de un blanco anaranjado, como esos tapices que enturbian el alma. Una voz me llamó:

- ¡Tristán! ¡Tristán! ¡Vuelve!

Pero yo no había despertado del coma. Sólo eran voces al inicio de un camino, en cuyo final estaba esa dichosa luz blanca, anaranjada...

Quieren derribar la Buhardilla, me habían dicho aquellos, mientras yo estaba dormido:
- "Dicen que ya no pasas horas muertas dibujando siluetas difusas. Que ya no tienes un marcapáginas que señala tu camino".
- "Pero... ¿cómo puede ser? La he construido con mucho amor... No me la pueden tirar"

Ciertamente que hacía mucho. Cuando he despertado y quise volver, no encontraba la llave en mi cartera de cuero. Había perdido las fuerzas, el entusiasmo... la vida, a fin de cuentas.
Encontré el último libro que había leído, sobre una Reina esparcido en la pequeña mesa de madera que preside la habitación pequeña, y sólo una vela, aún encendida... 

Entonces supe que iba a tardar en volver a habituarme a aquel ambiente, entre solitario y recogido, que tantas horas había visto pasar. 

Pero, ¿por qué no?

Te recomiendo leer... (3)

"La Reina del Sur"

Arturo Pérez-Reverte (2002).

Sinaloa, México. Una chica normal. En un ambiente corrompido por las mafias, Teresa Mendoza se ve obligada a abandonar su país para evitar ser víctima inocente de un ajuste de cuentas sufrido por alguien muy cercano a ella, el Güero Dávila.
Tras una azarosa escapada del país, Teresa llega a Melilla, intentando refugiarse de lo que parecía una muerte segura. Allí, comienza una andadura por el mundo del contrabando y las mafias, estableciendo conexiones y redes que, tras pasar por la cárcel del Puerto de Santa María, incrementará hasta formar un verdadero "imperio de la droga".

La obra es contada de tal forma que es el propio autor de la novela el que se introduce como narrador en los hechos, consiguiendo un doble juego sublime, entre la historia de Teresa Mendoza y los avatares del periodista en busca de la información que necesita como base para la obra.

Pérez-Reverte realiza un impresionante recorrido por la vida de la protagonista, desgranando detalles que muestran al lector los entresijos de un mundo prohibido y siempre al límite de la ley. Un mundo en el que matar no es sino uno de los requisitos necesarios para poder seguir vivo.

"Cuando sonó el teléfono supo que la iban a matar"

Valoración: Muy recomendable.